Opiniones

Valoración media de nuestros clientes
4.7 sobre 5
El cliente ha hecho una valoración pero no ha dejado comentario.

Boletín

Instrucciones

Información

Vaporizadores, esos (no tan) extraños artilugios

Publicado el : 19/12/2016 20:28:03
Categorías : Noticias

A estas alturas ¿quién no sabe qué es un vaporizador? La cuestión es que mientras en multitud de lugares del mundo se ha generalizado su uso, aquí seguimos mostrándonos reticentes a una de las formas de consumo de cannabis más sanas que existen.

Por mucho que se haya repetido hasta la saciedad en publicaciones especializadas y portales cannábicos que el vaporizador es la alternativa saludable a la hora de consumir marihuana, la gente sigue prefiriendo la combustión.

A diferencia de otros países, donde el consumo se ha hecho mucho más común entre los usuarios, en España parece aumentar su uso a medida que nos hacemos adultos (por no decir otra cosa).

Cuando tu salud te preocupa y quieres llevar un estilo de vida saludable, reducir al máximo los agentes nocivos y perjudiciales que introducimos en nuestro organismo es fundamental. Es comprensible que en algún momento nos apetezca combustionar, pero la vaporización debiera convertirse en nuestro principal aliado a la hora de consumir cannabis.

maxresdefault.jpg

Para quien todavía no lo sepa, los vaporizadores son esas peculiares máquinas de todos los tamaños, formas y colores, que calientan materia vegetal (y en algunos casos también extracciones) para que evapore sus principios activos sin llegar a quemarlos. Éste vapor no contiene monóxido de carbono, alquitrán ni sustancias cancerígenas derivadas de la combustión, y no provoca irritación de los pulmones o bronquitis crónica.

De hecho, cuando quemamos marihuana, el 88% de ese humo no tiene nada que ver con los principios activos de la marihuana y una considerable parte de los cannabinoides que contiene la planta son destruidos durante el proceso de combustión. Sin embargo, cuando hablamos de vaporizar, el 95% del vapor son cannabinoides y el otro 5% consiste en una pequeña parte de hidrocarburo aromático policíclico y cariofileno, un aceite esencial que se encuentra en el cannabis y otras plantas y que no es tóxico.

Lo ideal es vaporizar el THC entre 155 y 165ºC, el CBD entre 165 y 185ºC y el CBN entre 180 y 190ºC. El CBC y el THCV deben vaporizarse a temperaturas muy altas, entre los 210 y los 230ºC.

No cabe la menor duda de que, una vez que nos hemos decidido a dejar la combustión (o al menos reducirla), una de las cuestiones más complicadas es qué vaporizador comprar. Aunque todavía no vemos a mucha gente usando vaporizadores en público, sí hay un considerable mercado y diferentes tipos de vaporizadores según las necesidades del usuario.

Por hacer una gran división que nos aclare un poco las cosas, por una parte están los vaporizadores de mayor tamaño que, normalmente, están hechos para permanecer en nuestro lugar de consumo; y por otra están los vaporizadores más pequeños y portátiles, que normalmente responden a la posibilidad de llevártelos contigo.

Dentro de los vaporizadores “de casa” recomendados está un clásico como Volcano, uno de los vaporizadores de más renombre en el mercado. Volcano puede presumir de ser uno de los primeros en revolucionar el mundo del vapor y de contar con una fabricación alemana de primera calidad. Además, la empresa Storz & Bickel ha sido una de las primeras en sacar una versión medicinal de este vaporizador destinada exclusivamente a pacientes medicinales y hospitales.

Si sois más de llevaros vuestro vaporizador con vosotros a todos lados, la oferta que hay actualmente es muy amplia: desde Da Vinci y Ascent, ambos buenos vaporizadores y especialmente el último, dado que el vapor pasa a través de varias piezas de cristal y no hay contacto con plásticos u otros materiales de dudosa salubridad; hasta Iolite o WISPR 2, ambos muy prácticos porque se calientan gracias a gas butano; pasando por Arizer Solo, otro glass to glass que es, probablemente, lo mejor calidad-precio que hay en el mercado; o Mighty y Crafty, las dos grandes apuestas de Storz & Bickel en el mercado de los vaporizadores portátiles.

Sea cual sea vuestra opción, aseguraros de comprar un vaporizador original en una tienda de confianza. No hagáis caso a las gangas que encontréis en internet, lo más probable es que acabéis comprando una imitación y poniendo en riesgo vuestra salud.

Artículo de Germán Carrera

Share