Opiniones

Valoración media de nuestros clientes
4.7 sobre 5
Increíble planta. Con un solo bong pequeño, quemando bien con un sople y aguantando el humo lo máximo...

Productos más vistos

Boletín

Instrucciones

Información

Vaporizador Vaponic

Contenido del Vaponic:

1 Tubo Interior con 1 Filtro Interior

1 Tubo Exterior

1 Pieza de Conexión de Silicona Gris

1 Boquilla

1 Estuche tipo rotulador hueco

1 Tapón de Silicona Negro

1 Herramienta multiuso + 1 anillo de silicona amarillo 

Libro de instrucciones.

El color puede no coincidir con el de la imagen. 

Más detalles

35,70 €

-8%

38,80 €

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

No hay puntos de recompensa para este producto porque ya hay un descuento


Puntuaciones: 4.5/5 (22 votos)

    Instrucciones de uso:

    Abrir el Vaponic y llenar la cámara con hierba, desmenuzada o no. Con un mechero (preferiblemente de tipo soplete), calentar entre la línea roja y el extremo del tubo, sin insistir en este punto para no calentar demasiado, ni tampoco hacerlo cerca de la linea para no quemarse. Rotar el tubo durante el calentamiento para una vaporización más homogénea.

    Usando un mechero clásico, es recomendable situar el tubo justo al final de la parte azul de la llama. Esto debe ser así por que si lo colocamos al final de la parte amarilla de la misma, el tubo se llenará de hollin. Se solucionará fácilmente limpiando el tubo con alcohol.

    Cuando notemos vapor en la aspiración, o cuando veamos la hierba tostada, pararemos de calentar, y será el momento de disfrutar del calor acumulado para iniciar la vaporización durante una o dos caladas. Hasta que eso pase, seguiremos calentando hasta alcanzar el punto de vaporización. Si el vapor obtenido es muy denso y casi parecido a humo, habremos calentado demasiado la hierba, y deberemos parar.

    Después de haberlo probado varias veces, será muy fácil saber el tiempo requerido para su óptimo calentamiento teniendo en cuenta las preferencias de cada uno y según la própia experiencia usando Vaponic. 

    El color de la hierba también será un buen indicador de la temperatura del vaporizador: cuando ésta se torne de un color dorado-castaño, habremos alcanzado el punto óptimo de vaporización. Cuando veamos la hierba de un tono marrón-naranja, la sesión habrá terminado. 

    Dejar enfriar el Vaponic dentro del estuche, sin acelerar el proceso de ninguna manera (ni usando líquidos, ni elementos fríos...), dado que hacerlo podría debilitar la resistencia del cristal, dando lugar a daños en el vídrio.

     

Comentarios de nuestros clientes

Puntuación:
Sin comentarios
 - 
Opinión basada sobre compra