Opiniones

Valoración media de nuestros clientes
4.7 sobre 5
El cliente ha hecho una valoración pero no ha dejado comentario.

Boletín

Instrucciones

Información

Microdosificación, neochamanismo y ayahuasca

Publicado el : 19/02/2017 14:24:54
Categorías : Noticias

Hace unas semanas, publicamos un artículo en Edabea sobre varios estudios relacionados con el uso de psilocibes para paliar la ansiedad y la depresión.  Pues bien, recientemente se ha hablado mucho sobre las capacidades que tiene de esa amalgama de mezclas de dos plantas que se denomina “ayahuasca”.  

La DMT (N,N-dimetriltiptamina) es el principio activo que identifica a estas mezclas de dos plantas y, en su caso, la cosa trasciende, puesto que se ha puesto de moda su uso, así como el turismo pensado especialmente para probarla gracias a “neochamanes que se adaptan a las tendencias consumistas del occidentalismo imperante.

Cada vez son más los occidentales que quieren viajar al Amazonas para sanar su cuerpo y su alma. Para ello hacen miles de kilómetros en busca de la ayahuasca o “yagé”, el brebaje alucinógeno con el que los indígenas dicen alcanzar estados de conciencia expandida en los que su espíritu se cura.

Apollo, Flickr

(Apollo, Flickr)

Aunque ha sido un fenómeno que ha crecido progresivamente, parte de la “culpa” la tienen personajes famosos como Sting o Paul Simon, entre otros muchos, que viajaron al Amazonas para probar el yagé y luego lo difundieron públicamente.

De la misma forma que otros alucinógenos, aunque no en la misma clave en la que hablamos de la psilocibina hace unas semanas, la ayahuasca parece ayudar con la depresión en algunos casos puntuales. Mientras que la psilocibina ayudaba a personas que afrontaban la recta final de su vida debido a una enfermedad terminal, la ayahuasca parece actuar como canalizador de todo aquello que nos atormenta y, aunque los efectos pueden ser demoledores, son muchas las personas que después de los vómitos, los lloros, el dolor y una profunda sensación de haber muerto y vuelto a nacer, dicen sentirse mucho mejor consigo mismos y con sus estados depresivos.

Como usuario puntual, la verdad, no sé qué decir al respecto de estas aseveraciones. La ayahuasca, al igual que las psilocibes, la mescalina o la LSD, entre otras sustancias alucinógenas, puede ayudarnos a esclarecer algunas cuestiones referentes a nuestro día a día, a la forma en la que vemos e interpretamos el mundo, pero creo que todavía queda mucho que investigar para saber hasta qué punto puede ser una solución para la depresión o, incluso, como algunos advierten, para tratar el alcoholismo y otras adicciones mayores.

Donde sí se ha abierto un camino real para la investigación científica y los resultados objetivos y contrastados, es en lo que respecta a la microdosificación con psicodélicos. Cada vez son más las personas que afirman haber encontrado una forma efectiva de realzar la creatividad, el enfoque y el equilibrio mental a través de minidosis regulares de alucinógenos.

Microdosificación, neochamanismo y ayahuasca

Parece ser que la microdosificación no produce un choque en absoluto parecido al que provoca un buen viaje de hongos psilocibes o de ayahuasca, pero según varios artículos publicados en el New York Times, VICE y Forbes, se trata de una forma casi imperceptible de cambiar el funcionamiento neuronal de nuestro día a día.

Muchas de las personas entrevistadas afirman que tomar estas pequeñas dosis cada tres o cuatro días les permite no sólo estar más concentrados, sino ser mucho más eficaces y creativos.

Pero la cosa no queda ahí, Reddit tiene una sección exclusivamente dedicada a este tema con más de 9.000 suscriptores. “La microdosificación, según sus usuarios, ayuda a curar dolores de cabeza crónicos, ansiedad y depresión. Esta última es una de las razones más populares por las que la gente se está microdosificando para encontrar equilibrio mental”, escribe la revista Marie Claire, en un extenso reportaje titulado: “Por qué las mujeres ejecutivas se están micro-dosificando con LSD en el trabajo”.

No cabe la menor duda de que estamos en un momento de crisis para el prohibicionismo y la fiscalización de algunas sustancias (especialmente los alucinógenos naturales y el cannabis). Son muchas las personas que están conociendo las bondades de estas maravillosas plantas; bondades que muchos de nosotros conocemos desde hace décadas.

Resulta alentador ver cómo el mundo se revela ante prohibiciones absurdas, que atienden a prejuicios y miedos, mucho más que a demostraciones científicas y datos objetivos.

Durante los próximos años viviremos una ineludible revolución al respecto, donde la humanidad se dará cuenta de que todo lo que tiene a su alcance para ser más feliz, todo, puede resultar imprescindible. 

Artículo de Germán Carrera

Entradas relacionadas

Share

Se debe guardar

Haga clic aquí para registrarle

Añadir un comentario